18 septiembre, 2008





En todo optimismo y para todo optimismo.
En ti mismo; no en nadie.
Sí; en Dios. Sólo; en Él y; nada más.
¡Nada más!.


Optimismo; para crear de la nada, sólo Dios.
Optimismo; para comerse un pan subjetivo, cuando; no hay pan.
Optimismo; para tomar una ducha, cuando; no hay agua.
Optimismo; para saber, cuando; se sabe mucho o nada.
Optimismo; para dormir, cuando; se tiene todo menos “sueños”.
Optimismo; para rasgarse las vestiduras, cuando; ni harapos se tiene.
Optimismo; para el amor, cuando; no se sabe qué es el amor.
Optimismo; para viajar, cuando; se está en bancarrota.
Optimismo; para trabajar, cuando; el trabajo es utopía.
Optimismo; para gritar, cuando; no se tiene voz.
Optimismo; para hablar, cuando; no se sabe que decir.
Optimismo; para beber, cuando; ni vinagre hay.
Optimismo; para inventar, cuando; todo se ha inventado.
Optimismo; para patentar, cuando; no se ha creado nada.
Optimismo; para improvisar, cuando; todo ha sido improvisado.
Optimismo; para triunfar, cuando; todo son derrotas.
Optimismo; para ganar, cuando; no hay competencia.
Optimismo; para aceptarnos unos a otros, cuando; ya no existen hombres.
Optimismo; para respetar la ley, cuando; en el mundo no hay leyes.
Optimismo; para amarnos, cuando; sólo el odio, nos gobierna.
Optimismo; para emigrar, cuando; ya hemos muerto todos.
Optimismo; para ganar, cuando; no hay quien compita.
Optimismo; para vencer, cuando; todo está perdido.
Optimismo; en la muerte, cuando; existe la eternidad.



En todo optimismo y para todo optimismo.
En ti mismo; no en nadie.
Sí; en Dios. Sólo; en Él y; nada más.
¡Nada más!.




© 2007 by Luis Ernesto Chacón Delgado

1 comentario:

Abundancia dijo...

Maravillosas palabras para ejercitar el "optimismo". Saludos.